CARITAS ARCIPRESTAL DE ALCALÁ DE GUADAÍRA

CARITAS ARCIPRESTAL DE ALCALÁ DE GUADAÍRA
Cáritas Interparroquial. Proyecto Samuel.
El voluntariado en Cáritas

Una de las principales señas de identidad de Cáritas es su apuesta por el voluntariado. El compromiso gratuito y desinteresado de los más de 66.000 voluntarios y voluntarias que colaboran con Cáritas garantiza, junto a la participación de profesionales experimentados, la calidad y efectividad de las acciones que desarrollamos a favor de los colectivos excluidos de nuestra sociedad.

Cuando hablamos de Voluntariado, nos referimos algo más que a la acción voluntaria. Es acción, pero también su motivación y, sobre todo, su impronta, su capacidad transformadora de la realidad y de la persona voluntaria. Es un proceso en el que se implica la vida, no sólo el tiempo dedicado a la acción.

Visto así, el voluntariado no es una isla sino un proceso vivo, que se construye en y con nuestra vida, en el que se implica toda la persona, no sólo en su faceta de acción social, con su punto de partida; punto de llegada y opciones de fondo. Y el impulso a este proceso, la energía que alimenta el itinerario es el acompañamiento al voluntario, que tiene como finalidad ayudar a cada persona voluntaria a incorporar la acción que desarrolla a su propio proyecto vital.

En el año 2000 la Asamblea extraordinaria de la Plataforma para la Promoción del Voluntariado en España aprobó el Código Ético de Organizaciones de Voluntariado, tras un año y medio de trabajo realizado a lo largo de un positivo proceso participativo. El Consejo General de Cáritas Española en el año 2001 ratificó su firma y adhesión a este Código Ético, acatando su cumplimiento a la luz de nuestra identidad.

Voluntariado

Los voluntarios sociales son un elemento decisivo en la acción de Cáritas. Desde sus inicios, en el año 1942, Cáritas ha contado con voluntarios y voluntarias que aportan su tiempo, su ilusión y su entrega en una acción coordinada en favor de los más pobres. Son muchas las formas de materializar esta acción voluntaria. Prácticamente todos los proyectos sociales de Cáritas incorporan el voluntariado. Son el complemento a la acción de los profesionales del trabajo social. Una presencia donde es necesaria.

El servicio de Voluntariado tiene dos vertientes:

La promoción de voluntarios.
La formación de voluntarios
Promoción del Voluntariado

Cáritas acoge y oriente a todas aquellas personas que se dirigen a la entidad para ofrecerse como voluntarios.

Mensualmente se hacen sesiones informativas para explicar qué es Cáritas y sus proyectos sociales.

Una entrevista personal permite conocer las expectativas del futuro voluntario y de qué manera Cáritas puede responder a sus inquietudes.

El 75% de las persona que quieren ser voluntarios pueden incorporarse a los proyectos sociales de Cáritas. Un 25% no lo puede hacer por diversos motivos: no tiene el perfil adecuado para la actividad; no dispone de tiempo suficiente; no coincide con la oferta de su necesidad.

Notas distintivas

En Cáritas entendemos el voluntariado como un "talante de vida". Trabajar por la justicia social debe implicar a la persona comprometida en todas las facetas de su vida. Así, una persona voluntaria de Cáritas realiza su servicio a las personas pobres y excluidas de la sociedad en su acción voluntaria. Pero también llevando a cabo una vida que sea testimonio de ese compromiso. El tiempo de voluntariado es un tiempo donde la persona descubre, estima y verifica una serie de valores humanizadores que tienen que ver con la consideración de la realidad absoluta de la persona, el vigor de la solidaridad, la necesidad de practicar un consumo responsable y austero, el sentido del encuentro interhumano. Todo ello encaminado a la consecución de otro mundo más justo y solidario. Desde aquí, el voluntario para Cáritas:

1. Es una persona sensibilizada con lo social, que vive la caridad como algo inseparable de la justicia y la lucha de los derechos humanos.

2. Se compromete de forma desinteresada y gratuita a poner sus capacidades y su tiempo libre al servicio de las necesidades de la comunidad.

3. Sabe acoger a las personas con respeto a su libertad individual y despierta en ellas la capacidad de ayudarse a sí mismas.

4. Es capaz de establecer una buena relación personal y trabajar en equipo.

5. Asume tareas adecuadas a sus aptitudes, posibilidades y preparación.

6. Está dispuesta a actualizar su formación y a modificar sus modelos de acción cuando las circunstancias lo requieran en función de una mayor eficacia en la tarea.

7. Conoce la identidad de su acción voluntaria y no contribuye a la inhibición y falta de responsabilidad de otros agentes sociales.

8. Su acción es educativa y promotora de cambio social descubriendo, afrontando y denunciando disfunciones sociales.
Solicitud de franquicia
Anúnciate con Tuciudadvirtual.com
Web sin panel
Web administrable